Ir al contenido principal

El sabor oral

Una de las prácticas más difundidas para obtener una experiencia de satisfacción, es la de sexo oral. Entre muchas otras ventajas, se cuentan que no tiene mayor peligro de transmisión de enfermedades (enfermedades de transmisión sexual, ETS), el embarazo no deseado queda descartado, el sabor del semen es algo exquisito para la mujer que lo sabe apreciar, su práctica no representa mayores inconvenientes o no implica mayores preparativos ni riesgos de intromisión, el varón ejercita mucho su control eyaculatorio, entre otras. La mujer, por su parte, aprende a reconocer las sensaciones placenteras que generan diferentes partes de su boca al contacto con diferentes porciones del miembro masculino, aprende a reconocer los momentos que anteceden a la eyaculación -como el incremento de la temperatura del pene-, puede modular el contenido de humedad -saliva- en su boca para aumentar / reducir la excitación de su pareja, aprende a utilizar cosméticos para aumentar la excitación del pene, tiene a su alcance las zonas más erógenas del cuerpo masculino de manera que puede excitar con su lengua al interactuar su lengua con toda la región que comprende entre el ano y los testículos -lo mismo que la excitación generada en la mujer al tocar entre su ano y su vagina-, puede observar los cambios de estado de su pareja al seguir la respuesta en su mirada, en sus ojos, entre otras.
Análisis bromatológico del semen humano

Esta práctica puede realizarse en un automóvil en movimiento, dentro de una sala de cine, en el interior de un baño público o en un baño privado, en un autobús en movimiento o un avión -durante la noche o en momentos entre los servicios de las azafatas-, en un escritorio en la oficina o en un día de campo entre árboles.
Observa los cambios de expresión en tu pareja

Observa los cambios de expresión en tu pareja

En la casa y en la oficina, no hay pretexto

Observa los cambios de expresión en tu pareja

Observa los cambios de expresión en tu pareja

Estimula el glande con tu lengua
Observa los cambios de expresión en tu pareja

Observa los cambios de expresión en tu pareja

Observa los cambios de expresión en tu pareja

El contacto de la lengua femenina con el glande -cabeza- del pene suele ser algo sumamente placentero. Tanto como una penetración profunda y sostenida, así que toda mujer debe poder sostener una penetración oral profunda al mismo tiempo que respira por su nariz.

En el automóvil
En el automóvil
En el bosque



En el automóvil

Preparando la acción

En el automóvil

En el automóvil

En el automóvil
La penetración oral es algo más sencillo, que no requiere posiciones muy elaboradas del cuerpo comparado con las de una sesión de sexo vaginal / anal, por ejemplo. Además se puede practicar sin despojarse totalmente de la ropa. La boca es una zona con una lubricación natural sumamente efectiva y abundante -saliva- que proporciona placer al hombre y a la mujer, además de que protege mucho las zonas de contacto -paladar, lengua, esófago- de cualquier daño. Siempre hay que tener una buena comunicación con la pareja con el fin de no dañar el pene con los dientes, pero eso siempre será un riesgo aceptado por ambas partes. No sería buena idea practicar el sexo oral con una persona con la que no llevamos una relación controlada, alguien a quien hemos causado daño moral o que piensa que se lo hemos causado. Por otro lado, alguien a quien hemos hecho un favor o a quien nuestra ayuda ha sido beneficiosa, bien podemos llegar a un bonito encuentro que nos haga recordar aquella experiencia. Todo encuentro agradable con una chica, puede cerrarse con este bonito sello.

Páginas de interés

#nfjh

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oral, muy práctico y seguro

SUSANA, LA NIÑA DEL CÍBER

A falta de ordenador en casa, constantemente me veía asediado por la necesidad de irme a un cibercafé para poder navegar por internet y echar un vistazo a mi correo. La verdad era que sí tenía ordenador(si es que a aquel armatoste se le podía llamar así), pero tan viejo e inútil que apenas funcionaba, y comprarme uno nuevo me salía muy caro, por lo que de vez en cuando acudía a algún que otro cíber de la ciudad para satisfacer mis necesidades informáticas. En una de esas veces me fui a uno que acababa de abrir recientemente. El sitio no pintaba mal: los ordenadores tenían al lado como tablones para dar privacidad a los clientes y que no se fisgasen entre ellos. Había 12 terminales(ó 12 ordenadores, como se prefiera) donde poder conectarse, pero eso solo en la parte de abajo, ya que el cíber tenía un primer piso con unos 8 ó 10 más. A pesar de no estar ubicado en una calle céntrica, al lugar le auguraba un buen futuro con semejantes recursos. Tras saber el prec…